Es la fecha más romántica del calendario, y el rojo es su color. El 14 de febrero, ese Día de San Valentín tan maravilloso y siempre lleno de amor no necesita más presentaciones. Ni siquiera se necesitan más palabras que un te quiero o un te echo de menos, una mirada de complicidad y amor o una caricia enamorada. Y, cómo no, la una cita sólo para dos es clave, sobre todo la cenita a la luz de las velas…

¿Cómo, que las cenas con velas están muy vistas? Todo dependerá de nuestra habilidad para convertir el momento en algo distinto. Apostar por para hacer inolvidable la noche de San Valentín puede incluir las tradicionales velas sin perder ni un ápice de originalidad.

Serán otros los elementos que marquen la diferencia, pero no por ello hemos de prescindir de aquello que funciona, nos gusta y, en definitiva, es realmente romántico, como los lugares románticos y esas cenas con velas, esa preciosa mesa en la que siempre hay algún detalle de color rojo, algún corazoncito y otras delicadezas…

Siempre es bonito lanzarse, animarse a demostrar bien a las claras nuestros sentimientos. Imagina la locura romántica que sería una puesta en escena en la que globos con corazones tuvieran todo el protagonismo, junto a la mesa donde vamos a cenar, tan espectacular e inolvidable como sencilla. No se necesita mucho más para ambientar un espacio, sea en un comedor o en una terracita o incluso al aire libre.

Un menú romántico y sexy

El carácter más formal o informal de la cena también es otro de los puntos clave para que el menú sea original. Si queremos sorprenderle, atrevámonos con una pequeña barbacoa portátil para improvisar una cena en cualquier sitio y completemos la cena con un brindis maravilloso, que podemos hacer sirviéndonos de un estuche portador de neopreno para botellas de cava, con copas incluidas.

regalar un estuche botellero
Y, cómo no, cuidemos cada detalle. Antes de la cena, concertemos la cita de forma impactante. Hacerlo será sencillo recurriendo a divertidos gadgets como una grabadora en la que podemos dejar grabados mensajes de diez segundos o, por supuesto, en una postal romántica que también grabe mensajes.

Durante la cena, hay detalles que demuestran que buscamos la excelencia, agradar a nuestra pareja, como usar un aireador para servir el vino con estilo, y conseguir sabores nuevos. Y, sobre todo, personaliza la comida. Inspírate con el libro “La cocina sexy” para preparar un menú que destile amor y muuucha sensualidad, siempre poniendo tu pequeño toque personal. Recuerda que, más allá de que salga rico, seduce lo inesperado, como por ejemplo que la cerveza sea artesana y la hayas preparado tu mismo.

No hay excusa si no sabes cocinar, sobre todo con libros que te le lo ponen tan fácil como “Recetas básicas de aperitivos”, con el que podrás preparar una cena sorprendente y la mar de original, para disfrutar sin cubiertos… Y, cuando llegue el momento del champagne, ten a mano un descorchador rápido y úsalo con soltura y naturalidad. Será genial sorprenderle así, con este tipo de detalles que no espera, incluyendo ese postre que es riquísimo chocolate corporal o polvo corporal comestible con sabor a fresas y champagne…

No dejes nada al azar, pero luego sé natural, disfruta y déjate llevar. Más que programar las cosas, se trata de incluir detalles que enamoren, como los que se sugieren en el práctico libro”Veladas románticas”, donde encontrarás planes originales, eróticos, divertidos…

Regalos inesperados

regalo sexy para la pareja¿Y qué hay de los regalos? En el Día de los enamorados, los detalles y tarjetas son el pan y la sal, sin duda que, además podemos entregar en la cena. De nuevo, ser originales significa apostar por lo diferente. Serán regalos perfectos para San Valentín aquellos que entreguemos durante la cena y que al mismo tiempo formen parte de ella: del menú, de la decoración…

El truco está en ser oportunos, y hacerlo cuando menos lo espera nuestra pareja. Por ejemplo, cuando llegue el momento del postre, sería genial que el obsequio sea parte del postre, por ejemplo, una mermelada de pétalos de rosas o de otros sabores, como la mermelada de cava y láminas de oro o la romántica Mermelada de los Amantes, pues además todas ellas vienen en formato regalo. Más información en este artículo de regalos para mujeres.

Si la cena va a ser el momento de una declaración de amor o incluso de una pedida de matrimonio, los regalos más originales pueden adoptar las formas más inesperadas, e ir apareciendo durante la cena. Entre otros, cubitos de hielo con forma de anillo de compromiso o, por ejemplo, si la cosa sube de tono, quizás algún juguete erótico para aumentar la pasión en la pareja. 😉  Más información en este post sobre juguetes eróticos.

Aquí os dejamos un video con más regalos originales para que os sirva de inspiración:

 

Más información:

Post Navigation