La mochila es el medio más utilizado por niños y adolescentes para transportar el material escolar entre su casa y su colegio/instituto. Sin embargo, cada año surgen las mismas dudas entre los padres que, ante un amplio abanico de mochilas escolares de distintos modelos y colores, no saben cuál elegir para que la espalda de sus hijos no corra ningún riesgo. Por eso, desde aquí queremos ayudar y dejar una serie de consejos para comprar mochilas escolares:

Consejos para comprar mochilas escolares

Existen una serie de claves que deberíamos tener en cuenta a la hora de comprar las mochilas escolares de nuestros hijos. Algunas son las siguientes:

  • El tamaño de la mochila debe ser elegido en función de la estatura y el peso del niño.
  • El peso debe descansar sobre la columna dorsal así que el diseño de la mochila escolar debe ajustarse a este término.
  • La zona baja de la mochila no debe sobrecargar las vértebras lumbares y debe quedar por debajo de la cintura (unos 5-6 centímetros).
  • Las correas de agarre al cuerpo deben ser anchas y acolchadas, al igual que el respaldo de la mochila. Además, dichas correas deben ser regulables.
  • Es recomendable comprar mochilas escolares que dispongan de una correa que se ajuste a la cintura. Es una muy buena forma de que el niño pueda repartir el peso entre hombros y espalda y también evitar el movimiento de la carga mientras anda, evitando rebotes.
  • Ten en cuenta el material de fabricación. Una mochila escolar impermeable será más duradera.

modelos de mochilas

Imagen usada desde el artículo Mochilas Escolares – Comparativa y precios | Mochilas 24

¿Y cómo evitar el dolor de espalda originado por la mochila?

El dolor de espalda surge en los niños y adolescentes debido a la gran carga que soportan en sus mochilas escolares. Para reducir el riesgo de sufrir dolores de espalda es necesario tener en cuenta que:

  • No debe colocarse la mochila demasiado baja porque el peso lo estará soportando la zona lumbar y los glúteos en lugar de la columna dorsal y los hombros. Es una moda muy peligrosa que nuestros niños y adolescentes deben evitar.
  • Limpiar periódicamente la mochila y vaciarla de accesorios y papeles innecesarios que, al final, están aportando peso sobre la espalda.
  • Colocar adecuadamente lo que transportamos para evitar que, por ejemplo, el estuche se clave justo en la columna vertebral.
  • Ajustar las correas adecuadamente a los hombros. Volvemos a recordar: mochila apoyada sobre la zona dorsal y no sobre la zona lumbar.
  • No utilizar nunca un solo tirante de la mochila.
  • El peso máximo que debe transportarse en la mochila escolar no debe sobrepasar el 10-15% del peso del niño.

Ahora ya sabes qué hacer para evitar el dolor de espalda originado por las mochilas escolares en tus hijos. ¿Lo pondrás en práctica?

Post Navigation